Cundeamor: todo lo que debes saber

Cundeamor o melón amargo

El cundeamor (Momordica charantia) también conocido como melón amargo, es una especie de enredadera tropical y subtropical, ampliamente cultivada en Asia, África y el Caribe. Posee un fruto comestible muy usado en recetas saladas.

Esta planta es un miembro de la familia de las cucurbitáceas, que incluye calabaza, sandía, melón y pepinos. El cundeamor se puede cultivar de manera muy similar a los pepinos o melones, pero requiere al menos de tres a cuatro meses de clima cálido y húmedo para madurar.

El sabor de esta fruta es realmente amargo, esto se debe al alcaloide momordicina y cuanto más oscura es la variedad, más intenso es su sabor. El cundeamor además de consumirse en diversos platillos, también tiene propiedades medicinales, es considerado un hipoglucemiante.

Características del cundeamor

El cundeamor posee hojas profundamente lobuladas y produce enredaderas de 4 a 5 metros de largo si no se podan. Las frutas son oblongas y con un exterior que puede variar de liso a verrugoso, pueden medir hasta 20 cm de largo. La fruta cambia de color, de verde a amarillo y luego a naranja a medida que madura.

La pulpa o interior de la fruta tiene una textura acuosa y crujiente, similar a un pepino. Cuando se corta, tiene áreas huecas rodeadas por una capa delgada de pulpa, con una cavidad central de semillas. Cada planta produce alrededor de 10 a 12 frutos o quizás algunos más.

Cultivo

Esta enredadera de rápido crecimiento generalmente se cultiva sobre un soporte que tiene al menos 1,8m de altura y entre 1,2m a 1,8m de distancia. Siembra las semillas en agujeros de aproximadamente 1,25 cm de profundidad y espaciados de 30 cm de distancia. Coloca dos semillas en cada hoyo, estas germinarán aproximadamente de 8 a 10 días.

Elige un lugar cálido donde reciba sol al menos 6 horas al día. Planta el cundeamor en un suelo rico en abono y bien drenado con un pH que oscile entre 5,5 y 6,7. Prepara las camas de cultivo antes de la siembra agregando abono y estiércol envejecido. Esta planta también puede tolerar suelos arenosos o francos limosos, siempre y cuando tenga un buen drenaje.

Plaga y enfermedades

El cundeamor puede ser atacado por algunas plagas, una de ellas es el escarabajo del pepino. Este animal es portador de la enfermedad de marchitez bacteriana que hace que las enredaderas colapsen. Para combatirlos, rocía a los escarabajos adultos con rotenona o un insecticida a base de piretro.

Las moscas de la fruta también pueden atacar al cundeamor y se relacionan con el virus del mosaico y el mildiú polvoriento, propagando la pudrición de la fruta. Evita que las moscas alcancen las frutas cubriéndolas con bolsas de papel aseguradas con cordeles o bandas de goma o envolviéndolas con papel de periódico cuando las frutas midan de 2 a 8 cm de largo.

Las enfermedades que más afectan a esta planta son las fúngicas, aquellas causadas por hongos y bacterias. Para evitarlas es importante aumentar la circulación de aire de las enredaderas y no permitir que las frutas descansen directamente sobre el suelo húmedo.

Usos del cundeamor

El cundeamor se puede rellenar (a menudo con cerdo o camarones), también se usa en escabeche o curry y servido con carne o en sopa. La fruta se puede combinar con diferentes sabores para realzar sus características, los más usados son: ajo, chile, leche de coco, frijoles negros, entre otros.

Esta fruta se usa en la medicina tradicional china y en la medicina alternativa para tratar la diabetes tipo 2. También es un remedio popular para tratar la presión arterial alta. Nutricionalmente tiene betacaroteno, potasio, calcio, altas cantidades de fibra, fósforo y vitaminas C, B1, B2 y B3.