Saúco: todo lo que debes saber

El saúco es un arbusto grande

El saúco es un arbusto grande nativo de EE. UU y Europa. El arbusto produce frutos de un color morado casi negro que se utilizan en la elaboración de vinos, jugos, jaleas, mermeladas y ricos postres. Las bayas de saúco en sí son bastante amargas, por lo que rara vez se comen solas.

El saúco es una de las plantas más versátiles y productivas del mundo de la jardinería. Durante generaciones han ofrecido sombra, protección, hermosas flores y unas sabrosas bayas a sus cuidadores y a la vida silvestre.

Sus características flores de color crema, se ven a menudo en el borde de la carretera a fines de la primavera y principios del verano. Una vez que las flores se terminan, crecen racimos de ricas frutas que maduran desde mediados del verano hasta principios del otoño.

Características del saúco

El árbol de saúco puede crecer hasta 6 metros, estos tienen hojas opuestas, alargadas y dentadas que miden de 8 a 10 centímetros aproximadamente, dispuestas en pares con 5 a 7 hojas en cada tallo.

Las flores tienen pétalos de punta redondeada y hay cinco pétalos por cada flor pequeña. Las flores crecen en umbelas, que son una especie de racimos en forma de paraguas. Las umbelas tienen normalmente quince centímetros de diámetro.

Las bayas de saúco son redondeadas, tienen aproximadamente 0,3 centímetros de diámetro y la punta de la fruta tiene un bulto donde se formó a partir de la flor. Estas crecen en un racimo de hasta 25 centímetros.

Cultivo

La propagación de este árbol se realiza mejor mediante semillas, ya que los esquejes tienen una menor tasa de éxito. Esta planta puede tolerar diferentes condiciones como suelos pobres o áreas demasiado húmedas. Sin embargo, no tolera la sequía.

La siembra se realiza mejor en suelos arcillosos y con buen drenaje. Los suelos arenosos deben mejorarse agregando 5 a 10 cm de materia orgánica. Al plantar asegúrate de permitir la polinización cruzada. Por lo tanto, puedes plantar dos o más arbustos.

Planta los arbustos a principios de primavera a un metro de distancia entre ellos, en filas de cuatro a cinco metros de separación una de otra. Recuerda regarlos cada semana agregando de 2,5 a 5cm de agua.

Es importante no podar ni cosechar hasta los dos años de crecimiento. De esta manera, los arbustos crecerán y producirán muchos frutos para ti. A mediados de agosto y septiembre, hay un período de maduración de 5 a 15 días. Este es el momento ideal para recoger y disfrutar las bayas.

Precauciones

Las hojas, los tallos, la corteza y las raíces son tóxicos, por lo que es importante estar atento para no incluir ninguno de estos al procesar las bayas de saúco o sus flores. Es importante consumir las bayas solo cuando están maduras. Los frutos inmaduros son venenosos y pueden provocar náuseas.

Se recomienda no consumir estas frutas crudas, siempre trata de cocinarlas. Evita probarlas directamente del árbol. No confundas los frutos del saúco con otros árboles productores de bayas. Pueden parecer similares, pero se sabe que las bayas rojas de otras especies son muy tóxicas.

Beneficios

Las bayas de saúco se han utilizado durante mucho tiempo como un remedio para tratar y prevenir todo tipo de dolencias. Contienen compuestos que evitan que el virus de la gripe se adhiera a las células del cuerpo, por lo que puede acortar la duración de la enfermedad y posiblemente disminuir la gravedad.

Tienen efectos antioxidantes gracias a su contenido fenólico, también es buena prevenir la diabetes y para reducir el estado inflamatorio y la insulitis pancreática autosostenida. Es un buen antidepresivo natural. Sus bayas o flores en jarabe, té o infusión son muy curativas y nutritivas.