Los 3 mejores árboles frutales cítricos

árboles frutales cítricos

Los árboles frutales cítricos son plantas perennes muy versátiles que pueden brindar privacidad y sombra. Además, tener cítricos en el jardín te va a permitir disfrutar de las bondades de sus ricos frutos sin tener que ir a la tienda a comprarlos.

Una plantación de cítricos puede desarrollarse en casi cualquier lugar, a pesar de sus características autóctonas de clima cálido. Incluso si vives donde el invierno arroja una o dos heladas, podrás disfrutar de los cítricos frescos cultivados en casa.

Si bien la mayoría de los árboles frutales cítricos son buenas plantas de jardín, también puedes hacer un cultivo de cítricos colocándolo en contenedores grandes y manteniéndolos bien podados para conservar un tamaño manejable.

Las raíces húmedas son el peor enemigo de los árboles cítricos. Todos requieren un drenaje excelente y un suelo franco arenoso, aunque los cítricos se pueden cultivar en suelos arcillosos si el riego se maneja bien.

Los árboles de cítricos toleran la sombra ligera. Sin embargo, serán más productivos cuando se cultiven a pleno sol (de 8 a 12 horas al día). El éxito de los cultivos cítricos dependerá de las condiciones de siembra, por eso es importante realizar una plantación que cumpla con los requisitos y cuidados mínimos adecuados.

Árboles frutales cítricos

Los cítricos son un miembro de la familia Rutaceae, subfamilia Aurantoideae. Son el género económicamente más importante a nivel mundial. Dentro de los 3 árboles frutales cítricos más destacados se encuentran: el limonero, el naranjo y el mandarino.

El limonero

El limonero es una especie que crece de 3 a 6 metros de altura. Su fruto cuyo nombre es el limón, es ovalado con una protuberancia en forma de pezón y es de color amarillo claro, tiene una pulpa ácida, jugosa de color amarillo verdoso.

Los limoneros florecerán y darán frutos periódicamente durante todo el año. Sin embargo, la mayor producción es durante el verano. El limón es una de las frutas cítricas más usadas a nivel culinario y medicinal.

El naranjo

El árbol de naranja o naranjo a menudo alcanza los 6 metros de altura. El fruto tiene como nombre naranja y su sabor es agradablemente ácido y dulce, el cual puede variar de acuerdo a su tipo.

Aunque para algunos las naranjas son iguales, actualmente se pueden encontrar muchas variedades, estas se pueden distinguir por su sabor, tamaño, color, época de maduración, cantidad de semillas etc. Algunas de las más comunes son: la navelina, la valencia, las lisas y la salustiana.

El mandarino

Un árbol de mandarina estándar crece un promedio de 7,5 metros en la madurez, mientras que los árboles semienanos crecerán entre 2,5 y 3 metros. La mandarina o fruta del mandarino es más pequeña que una naranja típica, es verde y se vuelve de un naranja intenso cuando está madura.

Su sabor es dulce, pero con la acidez característica de los cítricos, es fácil de pelar ya que su piel no se adhiere al fruto. La pulpa se separa con facilidad porque está dividida en gajos, de 8 a 10 aproximadamente.