Alcaparro: todo lo que debes saber

Alcaparro: todo lo que debes saber

El alcaparro o alcaparrera (Capparis Spinosa), es una planta perenne de hoja caduca, proveniente de la región mediterránea del sur de Europa, Oriente Medio y norte de África. Los frutos que produce llamados alcaparrones y los capullos o alcaparras son los elementos más consumibles del árbol.

La mayor parte de esta planta es comestible y forma parte de la dieta mediterránea. De acuerdo a las condiciones climáticas donde prospere, podrán existir unas variedades mejores que otras. Generalmente, necesitan un clima cálido y seco para un óptimo crecimiento.

Características del alcaparro

El alcaparro puede alcanzar hasta 1 metro de altura y, a medida que las ramas crecen, se cuelgan creando su propio mantillo a lo largo del suelo. Tiene hojas duras, redondeadas y carnosas, las flores se desarrollan en largos pecíolos entre las hojas, con pétalos blancos y estambres púrpuras.

Cada flor suele durar solo unas 16 horas y la apertura de flores a lo largo del tallo es continua. Algunas especies y variedades de arbustos de alcaparro desarrollan espinas debajo de la axila de la hoja, pero las mejores variedades no tienen espinas.

Los capullos son redondeados comestibles y muy conocidos dentro de la gastronomía como alcaparras. El fruto tiene una forma ovoide y es más grande que los capullos, su sabor es intenso, con una textura granulada debido a sus semillas.

En la naturaleza, a menudo se encuentra esta planta creciendo en acantilados donde cuelgan sus ramas, también les gusta tanto la mampostería que se les puede ver crecer en las paredes de piedra de los edificios antiguos.

Cultivo del alcaparro

Las mejores condiciones de crecimiento para el alcaparro son a pleno sol, plantadas en un montículo de suelo bien drenado y fértil. Es beneficioso agregar un buen abono y cal al suelo antes de plantar. Las plantas requieren un poco de riego hasta que se establezcan.

Este arbusto no sobrevive a temperaturas por debajo de los -8 ° C, por eso en zonas donde hace frío, lo mejor es cultivar la planta en un recipiente y dejar que hiberne en el interior. Se recomienda al menos seis horas al día de sol para que crezcan apropiadamente.

Los métodos más utilizados para la propagación son a través de semillas y esquejes. Las semillas requieren una estratificación en frío para germinar. Los esquejes deben tener de 7 a 10 centímetros de largo y 1,2 centímetros de ancho.

Estos arbustos pueden verse afectados por infecciones fúngicas, que pueden tratarse con un fungicida. las plagas que más daño le causan, son los insectos de escudo como Bagrada hilaras y también varias especies de moscas. los biopesticidas para el control son una buena opción.

Usos de la planta

Aunque la mayoría de las veces se consumen los capullos de las flores o los frutos, toda la planta es comestible. Las hojas y tallos se utilizan especialmente en ensaladas y platos de pescado. Las hojas del alcaparro se usan como sustituto del cuajo en la fabricación de quesos.

Los capullos o alcaparras se han utilizado como condimento durante más de 5000 años, conservadas en sal gruesa y vinagre. Se usan en ensaladas y mayonesas, como guarnición, como aderezo de pizzas o tortillas y en la elaboración de salsas. Las posibilidades son infinitas.

Su fruta también es muy apreciada, es conservada en vinagre y consumida en tapas, ensaladas, como acompañante de quesos y embutidos. Los encurtidos de alcaparrones suelen venir presentados en envases de vidrio, al igual que las alcaparras.