Cómo construir un gremio de árboles frutales

Cómo construir un gremio de árboles frutales

Para aquellos que no están familiarizados, un gremio de árboles frutales es un método de permacultura para plantar un árbol frutal en combinación con otras plantas que crecerán juntas para crear un mini ecosistema alrededor del árbol.

Los cultivos frutales son una parte integral del paisajismo comestible. Ofrecen sombra, frutas, interés estacional, estructura para el diseño de tu jardín y mucho más. Una forma sencilla en que podemos apoyar los árboles frutales es plantando gremios ecológicos.

La creación de un gremio de árboles frutales proporciona un paisaje natural, autosuficiente y útil que abarca varias especies de plantas, cada una con su propio propósito y beneficio para las demás. Estas plantas tienen cualidades específicas que respaldarán tu árbol frutal.

Las plantas complementarias que uses deben aportar algo al espacio y ayudar a la planta central. Estas plantas pueden ser útiles como: fijadores de nitrógeno, acumuladores dinámicos, prevención de plagas, controlar malezas, productoras de abono y atractores de insectos polinizadores.

Planificación de un gremio de árboles frutales

Plantar un gremio de árboles frutales depende del espacio. En espacios grandes, podrías desarrollar un gran gremio. Por otro lado, un árbol frutal enano podría ser el elemento central en un espacio más pequeño. Para realizar una buena planificación de asociación de cultivos, se debe: seleccionar la planta central y las plantas complementarias, elegir el espacio adecuado y realizar un buen diseño.

Planta central

Puedes usar cualquier tipo de árbol, ya sea un árbol existente en tu propiedad o uno que te gustaría plantar desde el principio. La parte importante es que investigues un poco sobre el árbol, como es su patrón de crecimiento y su tamaño maduro.

También considera qué tipo de suelo prefieres, dónde lo vas a plantar y si es propenso a padecer enfermedades o problemas de plagas. Algunos tipos de plantas centrales que puedes elegir son: árbol de manzano, nueces, cerezos, cítricos, arbustos de bayas, entre otros.

Plantas complementarias

Necesitarás plantas que mejoren el espacio de crecimiento debajo del árbol central más grande. Estas van a depender de la cantidad de luz que llegue al área debajo del árbol, algunas de las opciones son:

Fijadoras de nitrógeno: manzanilla, cebollino, frijoles rojos, guisantes, alfalfa, trébol blanco.

Supresoras o controladoras de maleza: calabaza, fresas, tomillo, puerros.

Repelentes: ajo, caléndulas, narcisos, orégano, cebollino.

Atractores de insectos polinizadores: mostaza, alcachofa, lavanda, menta, rosa, hierbabuena.

Productoras de abono: alcachofa, consuelda, capuchinas, patata, ruibarbo, ortiga.

Acumuladores dinámicos: nogal, toronjil, perejil, hinojo, diente de león, valeriana.

Espacio adecuado y diseño

Selecciona un espacio que contenga suficiente luz solar para las plantas heliófitas, un suelo abonado, saludable y con buena humedad. Recuerda que el espacio dependerá del tipo de árbol central que hayas seleccionado y acepta que a medida que tu árbol frutal madura, el gremio se transformará.

Para construir un gremio, mida un círculo alrededor del árbol frutal con palos o banderas para marcar el ancho maduro. Este perímetro se llama línea de goteo. Las raíces del árbol eventualmente se extenderán hasta este punto, y quizás incluso más.

Extiende cartón debajo del árbol, superpón los extremos para que el suelo dentro de la línea de goteo esté completamente cubierto. Humedece el cartón con agua y cúbrelo con 3-6 pulgadas de tierra de abono, mantén la tierra alejada del tronco. Asegúrate de que ninguno de los bordes del cartón quede expuesto.

Los gremios de permacultura no son métodos exactos a seguir. De hecho, son combinaciones de plantas que las personas han realizado o han observado crecer juntas en ecosistemas naturales. Por eso, siempre será necesario experimentar.