Plagas del nogal: ¿Cuáles son y cómo combatirlas?

Plagas del nogal

Aunque las plagas del nogal no suelen ser tan frecuentes como enfermedades como la bacteriosis y la antracnosis, existen algunas que pueden ser sumamente dañinas para estos árboles. Pero, ¿Cuáles son y cómo combatirlas?

La carpocapsa o gusano de la nuez

carpocapsa

Por su nombre científico se conoce como Cydia Pomonella y es la plaga más común en el nogal, afectando también al peral, al manzano, al ciruelo, entre otros árboles.

La carpocapsa adulta se caracteriza por poseer un color grisáceo con rayas de color cobre en la punta de sus alas y puede alcanzar un tamaño de 17mm.

La hembra del gusano de la nuez deposita sus huevos sobre las hojas y los frutos en un tiempo de 2-3 semanas, tras ponerlos, al transcurrir 18-20 días, los mismos se avivan.

La larva de este insecto es de color dorado en el cuerpo, mientras que la cabeza es negra. Una vez que ha eclosionado, de inmediato penetra el fruto, aprovechando cuando este está tierno.

Su edad de madurez es de 3-4 semanas, tiempo en el que abandonará el fruto y procederá a instalarse en el tronco del árbol. Esta plaga es capaz de afectar severamente la cosecha.

En los árboles que han sido afectados por el gusano de la nuez, se puede observar que los frutos posee una mancha oscura y de forma circular.

Y que desde el centro de la misma sale un serrín que se trata del excremento de las larvas que están adentro.

¿Cómo controlar la plaga del gusano de la nuez?

De forma natural, la carpocapsa se enfrenta a amenazas como los parásitos de huevos (Trichogramma sp) o depredadores como Chrysoperla carnea.

Es posible también hallar parásitos dentro de las crisálidas como los Himenópteros ichneumónidos y también peligran ante las aves que se alimentan de insectos.

A pesar de eso, es necesaria la utilización de fitosanitarios. Para una mayor efectividad, lo recomendable es que el control químico sea llevado a cabo mientras que la larva sale del huevo y pretende penetrar en el fruto, esto aproximadamente para mediados del mes de junio.

Polilla del algarrobo

Ectomyelois ceratoniae

Conocida por su nombre científico como Ectomyelois ceratoniae, esta polilla mide de 20mm a 24mm en su etapa adulta. Es reconocible porque es de color gris y tiene manchas oscuras con formas angulares.

Por otra parte, la larva puede llegar a medir unos 15mm de largo y posee una mancha oscura que tiene forma de herradura y otra en forma de anillo.

Los nogales resultan afectados por esta plaga hacia la segunda mitad del verano y puede presentar de 2 a 4 generaciones de forma anual.

Los huevos depositados por cada polilla pueden ser de 60 a 120 y lo hace en el sustrato alimenticio, las larvas tienen un periodo de eclosión de 2 a 4 días.

¿Cómo controlar la plaga de la polilla del algarrobo?

La primera medida que se puede tomar para hacer un efectivo control de esta plaga es colocar trampas con feromonas para así poder capturar a los machos. Esto servirá principalmente para monitorear, tras esto, es importante aplicar un control químico.

Otra medida que se recomienda es recoger las nueces que están durante el invierno. La razón de esto es que para este tiempo, la plaga se encuentra en los frutos y de allí es de donde emergen los futuros adultos. De igual forma, es necesario recoger los frutos que están en el suelo.

Los insecticidas que se usan suelen ser los mismos que se utilizan para el gusano de la nuez.

Arañita roja europea

Panonychus ulmi

Es un ácaro cuyo nombre científico es Panonychus ulmi y que fácilmente se puede convertir en una de las plagas de los nogales. Como su nombre lo indica, son de color rojizo oscuro y con manchas laterales extendidas.

Son capaces de causar daños principalmente en las hojas del nogal por ambas caras, reconociéndose por presentar un color blanquecino. Esto último se debe a que el ácaro saca la clorofila de las hojas.

Las consecuencias principales son la defoliación y la pérdida en la calidad de las nueces cosechadas.

¿Cómo controlar la plaga de la arañita roja europea?

Para combatir esta plaga además de utilizar agentes químicos, es necesario que exista un riego adecuado de los árboles y también reducir el polvo en los caminos, eliminando la hojarasca.

Pulgón del nogal

Chromaphis juglandicola

Por su nombre científico Chromaphis juglandicola, se trata de un pulgón de color amarillo y que afecta la parte inferior del follaje de los nogales. El resultado de esto es que se produce mielecilla en abundancia y que es capaz de manchar la superficie de los frutos.

El ataque de esta plaga regularmente se da desde el mes de noviembre hasta el mes de marzo.

¿Cómo controlar la plaga del pulgón del nogal?

Para tratar esta plaga, se recomienda hacer un control químico especial con el fin de eliminarla por completo y proteger a los nogales.

Piojo de San José

Quadraspidiotus perniciosus

Se trata de un hemíptero homóptero que pertenece a la familia Diaspididae y cuyo nombre científico es Quadraspidiotus perniciosus. Es una plaga que es capaz de alojarse en más de 150 de plantas distintas; causando daños importantes en ramas y frutos.

Suele fijarse sobre la madera o sobre los frutos, clavando su estilete que le permite succionar para alimentarse mientras que, simultáneamente es capaz de inyectar una sustancia que resulta tóxica para los frutos. Dejando como resultado una aureola de color rojo alrededor de donde ha picado.

En los frutos también se pueden observar caparazones, lo que los deja sin posibilidades de ser comercializados. Otro de los problemas que ocasiona es que los árboles –en especial los jóvenes- se tornan secos y se debilitan.

¿Cómo controlar la plaga del piojo de San José?

El tratamiento que se suele utilizar para controlar esta plaga es el aceite de invierno. El tiempo adecuado para tratar las larvas es durante mayo, julio, julio, agosto y septiembre, que es el momento en el que se encuentran en crecimiento pero todavía no han tocado el fruto.

Además, esto se debe combinar con un tratamiento químico especial, es necesario que se apliquen tratamientos que actúen de forma rápida y que permitan evitar un proceso acelerado de destrucción del árbol.