Eucalipto

Eucalipto

El eucalipto, también conocido como eucaliptas, es un tipo de árbol que pertenece a la familia de las mirtáceas.

Su nombre proviene del griego “eucalyptus” cuyo significado es: “bien cubierto” y que hace referencia directamente a sus semillas que vienen en cápsulas.

Eucalipto: ¿Dónde se encuentra?

En todo el mundo existen cerca de 700 especies de esta planta. La mayoría de ellas provienen de Nueva Guinea y Australia.

Su propagación se debe a que cuenta con un rápido crecimiento tras su siembra y es utilizado para la fabricación de papel, para elaborar algunos productos químicos, también su madera resulta valiosa y además el altamente decorativo.

¿Por qué es tan popular?

hojas de eucalipto

Es una planta que crece de forma muy rápida, sus hojas suelen mantenerse de un color verde durante largos periodos y sus beneficios y usos son múltiples.

Además, existen variedades capaces de resistir climas fríos y son llamadas “eucaliptos de nieve” y puede soportar temperaturas de hasta -20º.

¿Cómo cultivar eucalipto?

Estas son algunas recomendaciones que se pueden seguir:

  • Antes de su siembra, las semillas deben ser enfriadas en el refrigerador durante un periodo de dos meses.
  • Las semillas deberían plantarse hacia final de la temporada de invierno.
  • Las macetas en donde se siembren deben tener una consistencia porosa.
  • Hay que proceder a plantar las semillas.
  • Regularmente, las semillas deben ser humedecidas con agua proveniente de un rociador.
  • Las semillas sembradas deben mantenerse a una temperatura cálida.
  • Las plantas que han nacido deben trasplantarse preferiblemente a mitad del verano.
  • El lugar ideal debe tener contacto directo con los rayos solares.
  • Es indispensable proteger las plantas de vientos fuertes.
  • Eventualmente, la tierra debe ser sustituida por nueva.
  • La tierra debe mantenerse húmeda.
  • Mientras se encuentran en su temporada de crecimiento, puede ser conveniente utilizar fertilizantes.

¿Cuáles son los usos del eucalipto?

A lo largo de la historia, se han obtenido múltiples beneficios de esta planta en relación a la preparación de remedios no solo caseros sino de fabricación industrial.

El aceite de eucalipto resulta muy útil, desde un uso aromático hasta para elaborar repelentes contra insectos.

También se fabrican combustibles y el aceite que se destila cuenta con un aroma fuerte, dulce y con toques de madera, aunque se trate de una sustancia que no presenta ningún color.

Incluso, se puede fabricar miel con las hojas y también preparar infusiones con ellas.

Lo cual resulta sumamente beneficioso para la salud ya que es capaz de regular los niveles de azúcar presentes en la sangre, aliviar algunos dolores, reducir la inflamación y también es de gran ayuda cuando existen hongos y bacterias.

Entre otros de sus beneficios encontramos que sirve para:

Tratar resfriados y problemas respiratorios

Para esto, se puede consumir en forma de miel, infusión o pastillas. Otra de las formas más naturales es inhalar el vapor, lo que ayuda considerablemente a la descongestión de las vías respiratorias.

Siendo un remedio ideal para la bronquitis y el resfriado común.

Mejorar el sistema inmunológico

El aceite de eucalipto es beneficioso para estimular y mejorar la actividad del sistema inmunológico. Sirve para tratar afecciones relacionadas a:

  • Fiebre.
  • Gripe.
  • Diabetes.
  • Úlceras.
  • Artritis.
  • Tratar microbios

Anteriormente y para la medicina natural, las hojas de esta planta se utilizaban para limpiar y desinfectar instrumentos utilizados por los médicos.

Cuando existen bacterias en el organismo, diversos estudios han demostrado que esta planta resulta favorable para su tratamiento.

Repeler insectos

Desde hace muchas décadas, el aceite ha sido utilizado como repelente para insectos, con demostrada capacidad para combatir garrapatas y ácaros.

Como analgésico natural

Es un remedio casero con múltiples beneficios para tratar dolores en el cuerpo. Como pueden ser los esguinces, la artritis, hematomas y dolores lumbares.

Como aliado para la higiene bucal

Muchos productos para la salud dental son elaborados a base de eucalipto. Tal como el dentífrico o los enjuagues bucales. Esto se debe principalmente a que es un gran aliado para combatir las caries y enfermedades asociadas.

¿Cuáles son los efectos secundarios de su uso y las precauciones a considerar?

Generalmente, el eucalipto es bastante seguro en cuanto a su uso y consumo. No obstante, se pueden producir algunas reacciones desfavorables.

Si se es alérgico, se puede presentar irritación y ardor en la piel tras su aplicación. Y asimismo, no es recomendable utilizarlo en mucosas porque estas suelen ser sensibles, es decir, el eucalipto no debe ser aplicado cerca de la zona de los ojos o en áreas íntimas.

El consumo por vía oral del aceite de eucalipto debe ser evitado a toda costa y tampoco se deben masticar sus hojas. Esto debido a que podría traer consecuencias graves como el envenenamiento.

Si no se consume de forma adecuada y responsable, puede causar afecciones al hígado y también debe evitarse su combinación con algunos fármacos.

Antes de consumirlo o utilizarlo con fines medicinales, conviene consultar a algún especialista del sector de la salud para tener mayor seguridad.

Efectos secundarios

Algunas personas podrían presentar:  

  • Dolores asociados al estómago.
  • Diarrea.
  • Náuseas y/o vómitos.
  • Mareos.
  • Sensación de desvanecimiento.