Frutales caducifolios y perennifolios

caducifolios y perennifolios

Los árboles frutales se dividen en dos grupos, los de hoja caduca o caducifolios y los de hoja perenne o perennifolios. Para los cultivadores es importante comprender el ciclo anual y el comportamiento natural de los frutales, por su efecto a nivel económico y de producción.

Las plantas de hoja perenne conservan sus hojas durante todo el año. Arrojan hojas viejas a medida que salen hojas nuevas, pero siempre tienen hojas en el tallo. En cambio, los árboles caducifolios pierden sus hojas en el otoño y sus tallos están desnudos durante todo el invierno. En la primavera brotan hojas nuevas que retienen durante toda la temporada.

Esta particularidad de las plantas se debe principalmente al proceso de adaptación en el medio que se encuentre, dependiendo del clima y del suelo donde se enraíza. Las hojas permiten economizar agua, absorber la radiación solar y usar los recursos del medio cuando las condiciones les sean desfavorables.

Frutales caducifolios

Caducifolios significa “caída en la madurez” y generalmente se usa en referencia a árboles o arbustos que pierden sus hojas estacionalmente y arrojan otras partes, como la fruta, cuando están maduros. Comprar árboles frutales caducifolios es más económico y ofrece muchos beneficios.

Las frutas de hoja caduca normalmente crecen en árboles, arbustos o enredaderas e incluyen generalmente aquellas que contienen hueso y pepitas como las uvas, manzanas, peras, melocotones, ciruelas, nectarinas, cerezas, albaricoques, aguacates, kiwis, entre otras.

Todos los árboles frutales caducifolios necesitan una buena exposición al sol durante todo el año para garantizar una buena producción de frutos. Esto garantiza frutas nutritivas, con gran contenido de fibra dietética, que ayudan a reducir el colesterol y proteger de las toxinas ambientales.

Es importante que estos árboles estén en un clima fresco y muchas variedades requieren un cierto número de “horas de frío” cada invierno, por debajo de los 7 ° C, antes de que den fruto. Por lo tanto, es fundamental seleccionar correctamente los árboles de hoja caduca de acuerdos a su área.

Frutales perennifolios

Los árboles frutales de hoja perenne son regalos de la naturaleza y representan una excelente opción para su jardín o propiedad. La mayoría de los árboles frutales de hoja perenne son árboles de cítricos, pero también se encuentran aquellos que son ornamentales.

Como su nombre lo indica, los árboles frutales perennifolios son aquellos que mantienen su follaje durante todo el año. Sin embargo, estos no deben confundirse con los que producen frutos durante todo el año.

Este grupo de plantas generalmente tendrán períodos específicos en los que sus frutos florecen y se pueden cosechar. Entonces también tendrán períodos en los que no darán frutos. Estos árboles son importantes por su capacidad para producir deliciosas frutas orgánicas.

Las hojas perennes cumplen una doble función, sirven para proteger al árbol de la deshidratación cuando hace mucho calor y el agua es poco abundante, también sirven como protección del frío invierno.

Algunos ejemplos de árboles frutales perennifolios incluyen aguacate, mango, níspero, cítricos, piña guayaba, plátanos, papaya, lichi, anacardo, olivos, junto a algunos otros comestibles y ornamentales como los laureles, el pino y el sauce.