Fresa silvestre: Características, dónde encontrarla y sus propiedades

fresa silvestre

La fresa silvestre o la frutilla silvestre, son los nombres comunes con los que se conoce a la Fragaria vesca.

Se trata de una planta del tipo herbácea perenne que pertenece a la familia de las rosáceas y que normalmente crece en bosques y claros.

Características de la fresa silvestre

Los tallos de esta planta pueden alcanzar hasta unos 20 centímetros de altura y cuenta con una roseta basal de donde salen las hojas y los tallos.

Cuando ocurre la floración, sus flores cuentan con cinco pétalos blancos, cinco sépalos y varios estambres amarillos.

Los frutos conocidos como fresas, son ovoides que miden entre 1cm y 1.7 centímetros. Son de color rojo una vez que han madurado y son comestibles. Las fresas están cubiertas de aquenios de 1mm a 1,5mm.

¿En dónde se encuentra la fresa silvestre?

Fragaria vesca

Es posible encontrarla en claros de bosques, matorrales, setos y bordes de caminos especialmente en Norteamérica, Asia templada y Europa.

Es mucho más frecuente hallarla en el Norte de la Península Ibérica y no tan común en las zonas mediterráneas.

¿Cómo cultivar fresa silvestre?

frutillas salvajes

El cultivo de esta fresa es mucho más sencillo que el de fresas comunes. Esta planta prefiere los suelos húmedos, profundos y ricos en humus.

Hay que tener en cuenta también que para cultivar fresas silvestres hay que elegir un área sombreada y que no esté directamente al sol.

Es una planta que tiene una buena resistencia al invierno y a las bajas temperaturas. Por esta razón, es un arbusto que suele cultivarse en áreas montañosas.

El riego es fundamentar para lograr un buen cultivo. Esta planta suele requerir humedad y es propensa a la sequía, sobre todo en épocas de veranos calurosos. Se recomienda evitar el estancamiento de agua y el riego exagerado para evitar que la planta de pudra o se enferme.

¿Cuáles son las propiedades de la fresa silvestre?

Si las fresas se consumen crudas, pueden aportar propiedades depurativas que ayudan a purificar la sangre y ayudar a eliminar de una forma más sencilla los desechos del cuerpo.

Ayudan a la eliminación del ácido úrico, son indicadas para tratar el estreñimiento y son capaces de aportar tonificación.

Las hojas y las raíces se utilizan para tratar afecciones bucales como faringitis, estomatitis o gingivitis.

Son utilizada para tratar las grietas en la piel si se aplican en forma de cataplasma y si se emplean en forma de infusión, ayudan a aliviar el estreñimiento y otras afecciones del tracto digestivo.

La fresa silvestre también es utilizada con fines cosméticos ya que permite aclarar manchas de la piel, limpiar y tonificar la piel.