La mora silvestre: Características y cultivo

mora

La mora (Rubus ulmifolius) es el nombre común que recibe una especie de arbusto que pertenece a la familia de las rosáceas. También es conocido como la zarza o la zarzamora y es especialmente popular por los frutos que produce.

Características de la mora

mora flores

Cuenta con hojas imparipinnadas y estas se encuentran compuestas por tres o cinco folíolos peciolulados y puntiagudos que tienen formas diferentes: ovadas y obovadas.

Sus flores son pentámeras, poseen pétalos ovalados en color blanco o rosad, miden de 10 a 15mm y nacen en racimos.

En cuanto a su fruto, la mora o la zarzamora, es comestible y está formado por pequeñas drupas arracimadas y unidas entre sí.

El arbusto es capaz de crecer de forma muy acelerada y tomar extensas zonas de bosque, laderas, montes bajos o formar grandes setos en poco tiempo.

Aunque originalmente proviene de Europa, el norte de África y al sur de Asia, también se encuentra en América y Oceanía. En algunas partes es considerada como una especie invasora, a pesar de que se saque provecho de su fruto.

Usos de la mora

La mora, como fruta del bosque, cuenta con gran popularidad para la preparación de diversos tipos de postres, jaleas y mermeladas, pero otra parte, también es muy utilizada para la fabricación de vinos y licores.

Las hojas de la mora al disecarse pueden ser usadas para preparar infusiones que a ser consumidas cuentan con propiedades astringentes, diuréticas y antisépticas.

El fruto contiene sales minerales, vitaminas A, B y C y por su alto contenido de hierro es ideal tanto para prevenir como para combatir la anemia.

Por otra parte, la corteza de los tallos se utiliza para fabricar cuerdas y también algunos tipos de cestas, como por ejemplo las colmenas de paja, un utensilio de tradición anglosajona y que en la actualidad se sigue fabricando.

¿Cómo cultivar mora?

Rubus ulmifolius

Si buscas cómo cultivar moras, en primer lugar debes tener en cuenta que necesitarás tener un suelo franco arcilloso en el que el exceso de agua pueda drenar con rapidez.

Es necesario que este suelo sea rico en materia orgánica, potasio y fósforo. El PH perfecto de la tierra debe ser de 5.7 y la planta necesitará un clima fresco y soleado, con temperaturas medias de 26 grados centígrados.

Hay que tener en cuenta que la mora no es capaz de tolerar temperaturas menores a los 16 grados centígrados y que antes de sembrarla, el suelo debe estar libre de malezas y ser abonado correctamente.

Siembra

Debes sembrar cada planta con una distancia de 1.2 m a 1.5 m entre cada una y ser sumamente cuidadoso de no romper las raíces mientras estés llevando a cabo el proceso.

Debe contar con un buen drenaje, pues es muy sensible a los excesos de agua, por esta razón, al momento de sembrarla, el suelo debe estar húmedo más no inundado.

Plagas y enfermedades

Es sensible a plagas comunes como la mosca, el gusano de la fruta o los ácaros. Como normalmente suelen atacar los frutos, es indispensable utilizar insecticidas ecológicos.

La poda

Es normal que junto a la planta, también crezca maleza. Así que es necesario hacer podas para eliminarla y permitir el correcto crecimiento de la planta. Se harán tres podas necesarias: De formación, de fructificación y de renovación.