Reproducción de árboles frutales

En particular, se sabe muy poco sobre la reproducción de árboles frutales

La domesticación de los árboles frutales ha recibido mucha menos atención que el resto de las plantas de cultivo. En particular, se sabe muy poco sobre la reproducción de árboles frutales. Los cambios ambientales limitan la actividad reproductiva de los árboles en sus hábitats naturales, resultando en una productividad pobre e irregular.

Los árboles frutales pueden reproducirse con diferentes métodos, algunos más adecuados que otros. Variando en función de la especie que se trate.

Reproducción de árboles frutales por semillas

La reproducción de árboles frutales por semillas producen una nueva variedadBásicamente, una semilla es una planta en miniatura que aún no se ha desarrollado (el embrión) y está rodeada por una capa protectora (la testa). Generalmente son pequeñas de tamaño  están adecuadas para sobrevivir a las bajas temperaturas del invierno.

Muchas personas creen erróneamente que los árboles frutales crecen a partir de semillas, pero en realidad las semillas de una fruta producen una nueva variedad que es un híbrido de dos plantas.

Algunas semillas, al plantarlas crece un árbol, pero nunca llegan a dar frutos o puede tardar hasta 10 años en dar una fruta que no es comestible. Hay excepciones que tienden a tener muy poca variación, incluso en árboles cultivados en semillas, como las plántulas de papaya y  algunos tipos de cítricos.

Evidentemente la nueva planta será del mismo tipo, pero sus porciones de frutas pueden no tener el mismo aspecto que las del árbol ascendente. Esto ocurre porque la planta es “heterocigótica”. La propagación de los árboles frutales debe ser vegetativamente mediante injertos o métodos de gemación.

Las semillas de todas las frutas de los árboles comunes; tales como manzana, melocotón, pera y cereza, requieren un período de enfriamiento antes de germinar y formar nuevas plantas. El período de enfriamiento ocurre después de que la fruta está madura (latencia). Durante este período, el embrión se desarrolla normalmente hasta que está maduro. Esto se logra sometiendo las semillas a un proceso en frío.

Reproducción de árboles frutales por injerto

Hay grandes diferencias entre la reproducción de árboles frutales injertados y los cultivados en semillas.

reproducción de árboles frutales injertados

Una manera confiable de garantizar que las características deseadas se mantengan en árboles frutales subsiguientes es a través del injerto. El injerto consiste en tomar un corte de viruta del árbol padre deseado y colocarlo físicamente en un portainjerto compatible. La variedad y el portainjerto crecen juntos, a medida que el árbol se cura. Todos los retoños se retiran del portainjerto y se permite que el vástago del árbol padre crezca hasta convertirse en el nuevo árbol, manteniendo así su identidad parental.

Este proceso se llama “reproducción asexual” y es una clonación del árbol original. De hecho los humanos hemos clonado árboles frutales por miles de años, aunque parezca sorprendente. La clonación comenzó cuando se descubrió que tomando la madera de un árbol frutal (el vástago), se podía injertar sobre la madera de un árbol maduro (el portainjerto).

Dado que solo un padre está involucrado en este proceso, el árbol injertado será fiel a su nombre, y el árbol verdadero dará nombre a la fruta verdadera.

El acoplamiento consiste en colocar un único brote vegetativo en un costado del rizoma y vendar con cinta de adhesiva hasta que cicatrice. Los resultados del injerto será un árbol verdadero.

Un árbol injertado es consistente y tiene las siguientes características:

  • Florece y da fruto en un momento determinado.
  • Es resistente a enfermedades o al frío extremo.
  • Se puede esperar que su fruta sea de buen tamaño, calidad y variedad.

Reproducción de árboles frutales in vitro

El cultivo in vitro de los árboles frutales, es un método de reproducción que utilizan los profesionales. Este se realiza en un laboratorio bajo condiciones especiales para fomentar su desarrollo.

El procedimiento consiste en coger un embrión (cualquier parte de la planta, incluyendo una porción del tallo) y cultivarlo en un tubo de ensayo. Dentro del tubo se coloca una sustancia liquida con nutrientes suficientes.

Se debe realizar el cultivo bajo condiciones que favorezcan su desarrollo, con la instrumentación adecuada y esterilizada. Estos utensilios constan de:

Autoclave. Donde se esteriliza y se controla la presión y temperatura

Tubo de ensayo. Funciona como medio de cultivo

Cámara de flujo laminar. Donde se manipula la planta

Cámara de cultivo. Es una habitación con condiciones adecuadas de luz, humedad y temperatura

El proceso de colocar los árboles en el mercado, se deben aclimatar en diferentes ambientes. Luego de salir del laboratorio, deben pasar a un invernadero, para que finalmente lleguen al aire libre.

La ventaja de la reproducción de árboles frutales in vitro, es que se pueden germinar semillas que bajo condiciones normales serían imposible. En España existen cerca de 30 laboratorios dedicados al cultivo in vitro de plantas y árboles.

Reproducción de árboles frutales por esquejes

La reproducción de árboles frutales por esquejes es una de las técnicas más simples

La reproducción de árboles frutales por esquejes es una de las técnicas más simples, no es necesario ser un experto horticultor para lograrlo.

El proceso es muy sencillo,  solo se requiere un buen instrumento de corte limpio y afilado. En algunos casos se necesita hormona de enraizamiento para impulsar el crecimiento de las raíces.

¿Cuál es el mejor momento de tomar el esqueje? Realmente el corte dependerá del tipo de planta que se está propagando. Generalmente las plantas se enraizarán bien con un corte de madera blanda, cuando se presenta un nuevo crecimiento. Los esquejes semi-blandos se adquieren en el verano, y los de madera dura son de plantas muy maduras.

Para la reproducción a partir de esquejes se debe usar una planta sana, saludable y bien hidratada. En cuanto al corte, usar una cuchilla muy afilada para evitar daños, tanto a la planta original como al borde de enraizamiento.

Un medio sin suelo es la mejor mezcla para comenzar los esquejes de árboles frutales. El medio debe estar suelto, bien drenado y tener suficiente movimiento de oxígeno para las raíces recién formadas. La perlita y la vermiculita son una buena base para el desarrollo de las raíces.

Plante el corte con el extremo cortado enterrado en medios prehumedecidos por 2,5 a 3,8 centímetros. Coloque una bolsa de plástico sobre el recipiente y colóquelo en un área semi-iluminada con temperaturas 13 a 24 C.

La bolsa se debe abrir diariamente para estimular la circulación de aire. Verificar las raíces en dos semanas. Algunas plantas pueden estar listas y otras tardarán un mes o más.

Reproducción de árboles frutales por acodo

El acodo terrestre o aéreo es un sistema artificial de reproducción de árboles frutales. El método consiste en hacer posible la aparición de raíces. Esto se logrará por medio del calor, la humedad de la tierra preparada y de incisiones.

Con el acodo se formará un nuevo árbol frutal con cualidades idénticas del árbol original.

Pero no todos los árboles frutales son aptos para ensayar este tipo de reproducción, aunque sí es cierto que en la mayoría funciona.

Acodo terrestre. Es un método sencillo que consiste en acumular tierra alrededor de la planta, luego se corta la parte saliente de la planta, con el fin de facilitar la formación de raíces.

Acodo aéreo. Básicamente consiste en quitar la parte de la corteza del árbol, con el fin de facilitar la formación de mamilas que echen raíces. Una vez que se vean las raíces, se corta la rama y se trasplanta.