Árboles Frutales de Panamá

En Panamá se producen alrededor de 40.900 hectáreas de árboles frutales, entre las que destacan naranja, plátano, banano, limón persa, mango, marañón, papaya, aguacate, guanábana y guayaba.

La calidad de las tierras del país, así como las características del suelo, hacen de Panamá el lugar idóneo para el cultivo de cítricos y otros árboles frutales. En el país se producen cerca de treinta variedades de mango, que abastecen el mercado local.

Árbol de abiu

Comúnmente conocido como caimo, es un árbol de tamaño mediano que puede alcanzar los 8 metros de altura. Su fruta es de color amarillo, muy vistosa y de agradable sabor, se consume fresca. Para obtener sus frutos, es necesario esperar tres años y cada árbol está en capacidad de producir entre 200 y 500 frutos por año.

Árbol de arazá

El arazá es un arbusto que se adapta a la sombra y a suelos áridos, aunque crece y se produce mejor en suelos fértiles y profundos. Se adapta bien a las laderas. Puede alcanzar una altura de 2 a 3 metros, sin embargo debe ser podado desde pequeño para facilitar la cosecha de frutas.

Su nombre científico es “Eugenia stipitata” y su fruta tiene un tamaño similar al de la toronja, madura es de color amarilla, con una pula muy aromática y suave. El fruto se utiliza en la elaboración de refrescos naturales, aunque también se utiliza para hacer helados o se deshidrata para su posterior consumo.

El árbol de arazá comienza a producir frutos luego de un año del trasplante, en condiciones óptimas y a partir del cuarto año puede producir entre 30 y 80 frutas al año.

Árbol de Biriba

Su nombre científico es “Rollinia mucosa”, es una especie de la familia de la guanábana. El árbol puede llegar a crecer entre 6 y 10 metros y su fruta madura cuatro meses luego de la floración. Es aspecto de la fruta es particular ya que tiene muchas puntas o espinas suaves quebradizas.

Las variedades más redondas y lisas son las más comercializadas. La fruta es de color verde claro, tornándose amarilla en estado de maduración, es dulce, refrescante y de exquisito aroma. Generalmente se consume fresca.

La máxima producción de frutas se obtiene después de 7 años, pudiendo llegar a producir de 40 a 100 frutas cada árbol por año.

Árbol de borojó

El borojó es un arbusto que puede llegar a medir entre 4 a 6 metros de altura. Sus hojas son de color verde oscuro y su fruta es redondo y de un tamaño similar a la toronja. Posee una cascara lisa de color verde que cambia a marrón en estado de madures. Con la fruta se realizan batidos, refrescos, helados y es necesario someterla a procesos de cocción ya que no se consume fresca.

La especie hembra, comienza a producir la fruta a partir del tercer año, si el árbol florea y no produce frutas se dice que es macho. Un árbol de borojó hembra puede producir alrededor de 50 frutos por año.

Árbol de Jackfruit

Su nombre científico es “Artocarpus heterophyllus” y su fruta es considerada la más grande del mundo, llegando a medir casi un metro y a pesar cerca de 50 kilos. El árbol puede llegar a alcanzar entre 10 y 25 metros de altura. La fruta se puede consumir cruda, cocida o ensaladas. También se pueden consumir las semillas tostadas o hervidas o molerlas para hacer harina. Tanto sus hojas como flores son aptas para el consumo. El fruto verde, puede consumirse en sopas o con arroz, de la misma manera que se consumiría el plátano verde.

El árbol de jackfruit comienza a dar frutos luego entre 4 y 8 años y puede llegar a producir entre 50 a 400 frutas por año.

Árbol de Lansium

Es un árbol de estatura mediana, cuyo nombre científico es “Lansium domesticum” y su origen es asiático. Las frutas de este árbol se producen en racimos, como las uvas, pudiendo tener entre 3 y 30 frutos por racimo. Se estima que un árbol adulto puede producir 1000 frutas por año. En su interior la fruta tiene la pulpa blanca traslúcida, con pocas semillas, de sabor refrescante. Las semillas no deben morderse ya que el sabor es extremadamente amargo. Dependiendo del clima y cuidado pueden dar una o dos cosechas al año.

Es apto para sembrarlo en linderos, sobre los caminos o también de forma individual, sin embargo puede demorar entre 10 a 15 en dar frutas. La fruta se consume fresca, aunque pueden conservarse en sirope. La duración de la fruta después de cosechada es de aproximadamente 4 días en ambiente natural y hasta dos semanas refrigerada.

Árbol de Mamey

Su nombre científico es “Mammea americana” y es un árbol mediano originario de las islas del Caribe y el norte de Suramérica. Puede alcanzar los 25 metros de altura y su fruta tiene la pulpa amarilla-anaranjada, de consistencia firme y su cáscara es de color marrón, que se consume cruda, en refrescos o mermeladas.

El mamey es un árbol que crece bien al sol, es ideal para sembrar en los linderos o entre el cultivo del cacao. Su diámetro es de 8 a 10 metros en la adultez y requiere de suelos profundos y con buen drenaje. Se estima que solo la mitad de los árboles que crece producirán frutas, ya que la mitad serán machos. El mamey empieza a producir frutos a partir de los 8 a 9 años, aunque si los árboles son injertados la producción comienza luego de cuatro años, pudiendo producir hasta 400 frutos por año.

Los árboles frutales del país abastecen el consumo interno, sin embargo la mayoría de los hogares cuentan con un huerto con distintas especies frutales que cultivan para su propio consumo.

Otros árboles frutales habituales de Panamá son aguacate, mango, papaya, guayaba, ciruelas traqueadoras y mercollas, nísperos, guinda, almendra, marañón, guineo, naranja, limón, fruta de pan, cereza, guanábana, guaba, caimito, nance, toronja, pixbae, chirimoya, maquenca, granadilla, mandarina, plátano, banano, pipa, tamarindo, jobo, mangotín, entre otras.

 

Vota este artículo