Árboles Frutales de Honduras

Los árboles frutales en Honduras son habituales de las calles de las principales ciudades. En Tegucigalpa se pueden adquirir ciruelas, mangos, así como diversas frutas tropicales como el banano, el melón, las naranjas, el marañón, entre otras, que son apreciadas tanto por turistas como por lugareños.

Árbol de Mango Pespire

El árbol de Mango Pespire, solo se produce en la zona sur del país, en el municipio de Pespire, departamento de Choluteca. Su fruta es pequeña, de sabor dulce y gran cantidad de fibra.

Este árbol de mango puede llegar a crecer hasta 30 metros de altura, sin embargo, las plantas en producción usualmente se podan y se mantienen más pequeñas para que la cosecha sea más eficaz.

Árbol de Matasano

El árbol de matasano, también conocido como zapote blanco es originario de América Central. Es una especie que puede llegar a medir hasta 10 metros de altura. Sus frutos son redondos, amarillos y del tamaño y aspecto similares a una manzana, de pulpa carnosa, comestibles pero de sabor ácido y algo insípidos.

La fruta se utiliza con frecuencia en la preparación de postres, mermeladas, batidos, refrescos, ensaladas o helados.

Árbol de Marañón

El nombre científico de este árbol es “Anacardium occidentale”, es un árbol de que puede llegar a medir entre 5 y 7 metres, de tipo perenne y su vida útil alcanza los 30 años, produciendo frutos desde el tercer año de vida. Su fruta tiene dos partes, el seudofruto y la nuez.

Se utiliza en la fabricación de mermeladas, conservas dulces, jaleas, gelatinas, merey pasado, merey seco, vino, vinagre, jugos, entre otros, aunque también puede consumirse fresca.

Árbol de Guayaba

El árbol de guayaba pertenece a la familia “Myrtaceae” y son oriundas del Caribe, América Central, América del Norte y América del Sur. Su fruta es muy apreciada en el país ya que puede ser utilizada en diversas preparaciones como jugos, dulces y néctares

Por ser Honduras un productor de estas frutas, se han realizado injertos con otras frutas como la pera, generando una variedad llamada guayaba-pera, de mayor tamaño, cascara gruesa de color verde, pulpa amarillenta y más firme, aunque su sabor no tiene demasiada variación, predominando el característico sabor de la guayaba.

Árbol de Mangostán

El mangostino o mangostán, cuyo nombre científico es “Garcinia mangostinoa”, puede alcanzar entre los 10 a 25 metros de altura. Su fruta de exquisito sabor está cubierto con una piel dura, consumiéndose solo la parte interior, que tiene forma de gajos blancos similares a los dientes de ajos, que suele consumirse fresca.

El árbol de mangostán no tolera temperaturas inferiores a 4,44 º C, ni por encima de 37.78 º C. Requiere altos niveles de humedad y de precipitación.

Árbol de Mamón

Este árbol frutal, pertenece a la familia de las “Sapindáceaes” y es de origen americano. Puede alcanzar hasta 30 metros de alturas. La fruta se produce durante todo el año, sin embargo en los meses de marzo a agosto la producción se incrementa. Es sensible a las temperaturas extremas, como sequías o heladas.

Su fruta es una drupa redonda, con cáscara verde delgada y quebradiza principalmente, que se agrupa en grandes ramos. En su interior poseen una gran semilla rodeada por una pulpa de color salón, de consistencia gelatinosa, jugosa y comestible, pueden ser dulces o ácidos.

Árbol de Lichas

También se denomina rambután, su nombre científico es “Nephelium lappaceum”. Es un árbol tropical mediano, perteneciente a la familia “Sapindaceae”. Es del tipo perenne que puede alcanzar entre 10 y 20 metros de altura. Su fruto es una drupa oval que nace en racimos de 10 a 20 juntos. La piel el rojiza, aunque hay especies amarillas o naranjas. Contiene una pulpa blanca y jugosa que puede ser ácida o muy dulce.

Árbol de Nance

Este árbol frutal es pequeño y torcido, es del tipo “perennifolio”, que puede alcanzar una altura de entre 3 a 15 metros de altura. Su copa es amplia e irregular. Posee hojas alargadas, en cruz, de color verde oscuro y casi lisas. Por su parte el tronco tiene ramas ascendentes y ramificadas desde el suelo.

Este árbol es muy conocido en Centro América. Sus frutos tienen exquisito aroma y agradable sabor, se utiliza en la preparación de jugos, postres helados así como vinos y licor.

Árbol de Anona

El árbol de anona puede llegar a crecer hasta 8 metros de alturas, sus hojas son simples, estrechas, alargadas y de un color verde intenso. Se produce entre los meses de agosto y octubre. Su fruta de aspecto liso, se asemeja a un corazón, su color es verde, aunque puede encontrarse de tono rojizo. Es muy aromática, de suave sabor, dulces y es muy utilizada en el mundo gastronómico.

>Árbol de Guanábana

El árbol de Guanábana es originario del Sur de México y Centroamérica, sin embargo crece en selvas tropicales alrededor del mundo. Posee hojas perennes de color verde, grandes, oscuras y brillantes.

Su fruta es de cáscara verde y carne blanca, con un sabor agradable y dulce, se consume fresca y en batidos, helados y postres.

Árbol de Zapote

También es conocido con el nombre de lúcuma o mamey. Su fruta es carnosa, de piel marrón, pulpa roja y una gran semilla en el centro. Su sabor es cremoso y dulce. Esta fruta se ablanda cuando está madura. Se utiliza frecuentemente en ensaladas de frutas, jugos, batidos, helados y diversos postres.

Árbol de Manzanas Silvestres

Este es un árbol que se encuentra en casi todo el país, y se comercializa en mercados y diversos comercios, principalmente en la zona de Tegucigalpa y Comayagüela.

Su fruta es conocida como manzanita de aire o ciruela tronadora, que al morderla emite un sonido explosivo. Se consume solo cuando está madura y se encuentra generalmente en la zona cafetera de Honduras, siendo la preferida de los capitalinos.

Además de los árboles frutales mencionados, en Hondura son habituales los árboles de mangos, negritos (o aceitunos), tamarindos, caulotes, pitayas, zuncuyas, guanábanas, jobos, aguacates, y otras variedades propias de la región.

Vota este artículo