Árboles Frutales de El Salvador

El Salvador se encuentra en la zona tropical, y su clima favorece la producción de diversos árboles frutales que se caracterizan por una gran variedad, colorido y exquisito sabor. La zona denominada El Cantón Las Pilas, concentra una gran variedad de árboles frutales, gracias a su clima templado y la excelente calidad de sus tierras. Mientras que en el departamento La Paz, los árboles frutales predominantes son los cítricos.

Arbol de Anonas

Este árbol frutal no alcanza grandes dimensiones y se cosecha entre los meses de junio y agosto. Su fruta es muy particular, ya que al llegar a la madurez, la cáscara se parte y puede verse su interior, momento en el cual debe cortarse del árbol si es que no ha caído por su propio peso. Su fruta es redonda, con una cascara de color gris a verde pálido y su sabor puede compararse con el del mango.

Pertenece a la familia de las “Annonaceae” y es frecuente de América Central. También se conoce con los nombres de ilama o chirimoya de las tierras bajas.

Arbol de Jocotes

Este árbol de jocotes es de tipo perenne, tiene múltiples ramificaciones y puede llegar a medir hasta 20 metros de altura. Pertenece a la familia de las “Anacardiáceas”. Es originaria de Centro América. Se utiliza frecuentemente como cercos vivos así como en los potreros para dar sombra al ganado.

Su fruto es una drupa, lisa y brillante, de color púrpura, rojo vino o amarilla. Es frecuente encontrarla en abundancia en el país durante los meses de febrero a abril. La fruta madura es blanda y dulce, en caso contrario puede ser ácida y tener una consistencia mucho más solida. Se consume fresca y en preparados con sal, limón y chile, aunque también puede cocinarse con un almibar.

Arbol de Mango

Este conocido árbol frutal pertenece a la familia de las “Anacardiáceas”. Se conocen alrededor de 130 especies, aunque en el país se producen alrededor de 50 variedades entre las que destacan Jade, Panadés, Zul, Oro, Manila, Plátano, Ciruela, Manzano, Cuma, Limón, Piña, Indio, de Leche, de Alcanfor, Mechudo, Pollito, entre otros.

Las zona con mayor potencialidad para el cultivo de este árbol frutal es Zacatecoluca, ya que esta área posee gran cantidad de nacimientos de agua, lo que permite un efectivo regadío por gravedad. Se estima que cada cosecha puede producir hasta 800 mil toneladas de mango, que abastecen los mercados locales.

Asimismo, se encuentran plantaciones con más de 60 años de existencia en el municipio de Ichanmichen. Los meses de cosecha del mango son de febrero a mayo. La fruta se consume fresca, tanto verde como madura, sola o en diversas preparaciones.

Árbol de paterna

Estos árboles de paterna crecen generalmente en medio de cafetales y además de dar frutas, brinda sombra. Puede alcanzar una altura de entre 8 a 15 metros, su tronco es ramificado. Su fruto es una vaina, de color verde y de largo variable que cuelga de sus ramas, y que deben ser cortados cuando la fruta ha crecido lo suficiente. Posee semillas negras cubiertas por una capa blanca, suave y azucarada.

Árbol de Nance

El nance es árbol pequeño de crecimiento lento, que puede llegar a alcanzar los 10 metros de alturas, aunque se han visto especies que llegan a 20 metros. Su fruto es muy aromático, de color naranja – amarillo, con piel fina y blanca. Es muy jugosa y de color banco en su interior. Su sabor puede variar de insípido a dulce, ácido o similar al queso. En su interior tiene de 1 a 3 semillas de color blanco. Los frutos se consumen crudos o en diferentes preparaciones.

Árbol de Icaco

Su nombre científico es “Chrysobalanus icaco L”. Es un árbol pequeño, que puede alcanzar los 10 metros de altura. Su fruta es una drupa comúnmente ligeramente rosada, que se da con frecuencia en climas tropicales. Es similar en tamaño y forma a una ciruela, sin embargo su piel es blanca, morada o rosa, mientras que en su interior es de color blanca con una semilla en el centro. Se cosecha durante todo el año en el país y se consume fresco, a pesar de no ofrecer mucho sabor, aunque muchos prefieren prepararlos en almíbar.

Arbol de mamón

El árbol de mamón pertenece a la familia de las “Sapindáceas” y es habitual de la zona intertropical de américa. Su fruta, son drupas de color verde y redondo, con una cascara delgada, quebradiza y fácil de abrir. En su interior se puede apreciar una capa carnosa de un atractivo color salmón que cubre su semilla. En El Salvador se consume cruda y pueden encontrarse dulces o ácidas.

Árbol de Marañones

El árbol de marañón es del tipo perenne, que requiere suelos arcillosos y arenosos predominantes de las costras tropicales y subtropicales. Su nombre científico es Anacardium occidentale L” y puede llegar a medir entre 6 a 7 metros de altura. Su fruta es carnosa y con un sabor ácido, que puede ser de color amarillo o rojo. Usualmente se consume fresca o se preparar un refresco.

Además su sumilla cuenta con una gran demanda en el mercado. Para consumirla se cocina y se extrae una nuez de sabor agradable. En el Salvador, el fruto demora unas seis semanas después de la floración, una vez fecundada la flor.

Árbol de Pomarrosa

Este es un árbol fruta que puede alcanzar entre 10 y 16 metros de altura en estado silvestre, sin embargo en cultivo solo alcanza entre 5 a 6 metros. Su nombre científico es “Syzygium jambos (L.) Alston”.

La fruta es de color amarillo verdoso, con algunas zonas de color rojo, de forma redonda y catalogada como una baya. Contiene de 1 a 3 semillas sueltas en su interior y su parte carnosa es de color blanco y firme. Tiene un sabor delicioso y un excelente aroma.

También se producen en El Salvador los árboles frutales propios de la zona como los de mamey, guayaba, zapote, pitos salvadoreños, aguacate, limón pérsico, melocotón, ciruela, níspero, mandarina y tamarindo, entre otros.

Vota este artículo