Tipos de poda de árboles frutales

podando

¿Conoces los tipos de poda en árboles frutales?

La poda de árboles frutales no es exactamente igual que la poda de otras especies ya que, en este caso, el objetivo que se pretende conseguir con la poda es la obtención de frutos de tamaño grande y de calidad.

Es esencial que comencemos con la poda desde el mismo momento que tiene lugar la plantación del árbol frutal. El objetivo es claro: conseguir una estructura abierta de ramas que crezcan horizontalmente. Para ello, se utilizan 4 tipos de poda en frutales diferentes que comentamos a continuación.

1) Poda de formación

Se debe realizar desde el momento de la plantación hasta el momento en el que el árbol frutal alcanza la edad de 4 años (periodo de formación). El objetivo es el ya comentado: alcanzar una forma adecuada para conseguir los mejores frutos.

Una vez pasado el periodo de formación del árbol solo realizaremos la poda de limpieza y la poda de fructificación. A continuación comentamos ambas.

2) Poda de limpieza

Es la poda genérica que todo el mundo conoce. Se trata de quitar las ramas secas o las ramas que perjudican al resto y se realiza todos los años durante toda la vida del árbol frutal.

3) Poda de fructificación

En este caso, con la poda de fructificación trataremos de renovar la formación actual del árbol para dejarla preparada para la cosecha del año próximo.

4) Poda de regeneración

Esta poda no se hace de manera habitual sino en casos específicos. Por ejemplo, en el momento en el que notemos que nuestra producción frutal está disminuyendo.

La poda de regeneración tiene como objetivo el rebrote del árbol frutal y se utiliza mucho en olivos, manzanos, membrilleros o perales pero no en ciruelos, melocotoneros o cerezos.

Los tipos de poda en frutales comentados son los que debe utilizar cualquier horticultor, el cual debe saber distinguir qué tipo de poda aplicar a cada especie y en cada momento.