Polinización de los árboles frutales

La polinización es el proceso de transporte del polen de las flores, como forma de fecundación. Este proceso natural es importante para el desarrollo de los árboles frutales. La cantidad y la calidad de los frutos dependerán de una buena polinización.

Polinización de los árboles

El transporte del polen se realiza de una flor a otra, a través de los estigmas desde los estambres. La fecundación se realiza durante la floración de las plantas, mediante los llamados agentes polinizadores. Estos polinizadores son principalmente insectos, aunque se puede dar también por el viento y a través de la autopolinización del mismo árbol frutal.

Tipos de polinización

Existen diferentes formas de polinizar los árboles frutales mediante los llamados agentes polinizadores, que pueden ser el viento, el agua, los animales, las personas y las mismas plantas. Dentro de estas tenemos la polinización anemófila, zoofilia, hidrófila, autopolinizante y manual.

Polinización anemófila

Este tipo de polinización es cuando interviene la acción del viento,  este se encarga del transporte del polen. Este tipo de polinización está favorecida por la elevada cantidad de polen que poseen las especies de flores, la finura de este tipo de polen también facilita su dispersión.

Una característica importante de las plantas es que poseen flores poco atractivas para los insectos, esto con la finalidad de que la polinización no sea realizada a través de ellos. Los granos de polen poseen una alta flotabilidad y su transporte es de manera desorientada.

Esta polinización se presenta mayormente en las Gimnospermas en donde las semillas y óvulos se encuentran en cavidades abiertas. Algunas especies de árboles con este tipo de polinización son: el avellano, el castaño y el pino.

Polinización zoofilia

Cuando la polinización se da a través de especies animales, recibe el nombre de zoofilia, esta a su vez se divide de acuerdo a la especie animal que realice la polinización. Podemos encontrar la polinización entomófila, la quiropterófila y la ornitófila.

Polinización entomófila.  Esta polinización es realizada por los insectos y  está dividida en: polinización melitofilia que se da a través de abejas, polinización psicofilia a través de mariposas y  la polinización falenofilia realizada por las polillas.

Aunque también puede ser realizada mediante diferentes especies de moscas, escarabajos y avispas.

Polinización quiropterófila. Se caracteriza por la polinización de especies de plantas (principalmente de árboles frutales),  por animales como los murciélagos o zorros voladores.

Polinización ornitófila. Esta polinización es realizada por aves como colibríes y aves consumidoras de néctar. Las plantas que se fecundan de esta manera poseen principalmente flores llamativas color rojo. Este tipo de polinización ocurre cuando la población de insectos es escasa.

Algunos árboles frutales que se reproducen mediante la polinización zoofilia son: ciruelo, mango, aguacate, rambután, manzano, tamarindo, litchi, yuyuba, cocotero, albaricoque, etc.

Polinización hidrófila

Es la polinización que se da mediante el agua. Las especies de plantas fecundadas son las que viven cerca de ríos y lagos.

Una de las formas de transportar el polen es a través de las gotas de agua de lluvia, cuando estás caen y salpican haciendo que el polen suba y caiga en las demás plantas.

Este tipo de polen posee una gran capacidad para flotar, por eso otra manera a fecundar es mediante el transporte del polen por las corrientes de agua, hasta llegar a la flor receptora.

Polinización autopolinizante

Ocurre en plantas que pueden autofecundarse  y no necesitan de un agente polinizador externo. La transferencia del polen ocurre entre flores de la misma planta.

Algunos árboles autofértiles son: los cítricos, manzanos, perales, cerezos, ciruelos arándanos, melocotoneros, entre otros.

Polinización manual

La polinización manual o artificial, ocurre con la interferencia del hombre. Con este método las plantas son fecundadas mediante flores macho y hembra a través de la transferencia del polen con ayuda de un pincel.

Se debe tener mucho cuidado y mantener el pincel limpio para evitar la hibridación de especies no deseada.

Polinización más frecuente en los árboles frutales

La mayoría de los árboles frutales se reproducen a través de la fecundación zoofilia, principalmente la entomófila, es decir, mediante la ayuda de insectos como abejas.

La polinización mediante las abejas es una de las más usadas y que originan una mayor y mejor reproducción de árboles frutales.

Esto no quiere decir que los otros agentes polinizadores no sean eficaces, esto dependerá del ambiente, clima y características de la planta.

A nivel comercial la polinización entomófila es la más satisfactoria, debido a la facilidad y gran número de insectos existentes, capaces de realizar la fecundación de las plantas.

La reproducción natural de los árboles frutales, cualquiera que sea el agente de polinización usado, es la mejor manera de generar especies nuevas. Con esto se garantiza frutas de mejor calidad, garantizando una mayor producción.

Árboles frutales que no necesitan polinización

La partenocarpia es la reproducción de árboles frutales sin necesidad de la polinización. La fruta que genera este tipo de árboles no posee semillas. Dentro de estas frutas podemos mencionar los plátanos, las bananas, el higo, algunas sandías y especies de cítricos. La partenocarpia se puede dar de forma natural o inducida.