Mandarina: todo lo que debes de saber

arbol frutal de la mandarina

El fruto de la mandarina, se parece muchísimo al de la naranja, sin embargo esta se caracteriza por tener un tamaño más pequeño, debes de saber que en la base es un poco más achatada. Con respecto a la corteza, es bastante lisa, tiene un color rojo anaranjado brillante, también es bastante fácil de pelar, se puede hacer sin la necesidad de una herramienta, es decir con tan solo las manos. Normalmente el consumo de esta fruta se realiza en forma de fresca, sin embargo también se hacen otras cosas como conservas de gajos de mandarina.

Con respecto al árbol de la mandarina, déjame decirte que estamos hablando de un árbol que es bastante pequeño, tiene espinas y además tiene la característica de resistir de mejor manera el frío, si hacemos una comparación con el naranjo. Este árbol fácilmente puede adaptarse a ciertas condiciones climáticas que sean desérticas, subtropicales o semitropicales.

Hay diferentes especies dentro de las mandarinas, podemos hablar de hasta dos grupos diferentes. También debes de saber que hay una gran cantidad de híbridos de naranjas y también de mandarinas, a estos en muchas ocasiones se les da simplemente el nombre de mandarina. Depende también en gran manera, del país del que estamos hablando, y así se le puede dar diversos nombres a diferentes especies de naranjos y mandarinos.

Como te decíamos antes, estamos hablando de un árbol que tiene un tamaño bastante pequeño, tiene una hoja perenne y contiene espinas. A pesar de que los arboles de mandarina sean mucho más resistentes al frío que los naranjos, también puede llegar a sufrir todo tipo de lesiones gracias a los fríos exagerados, y estas pueden ser todavía más frecuentes que como lo son en las naranjas o pomelos.

Sorprende mucho la adaptación que tiene este tipo de árbol a diferentes climas, la verdad prácticamente se puede encontrar en cualquier lugar. Ahora bien, hay ciertas variedades de la mandarina como por ejemplo la clementina, la cual necesita ciertas condiciones de clima determinadas, si lo que se busca es tener cierto rendimiento con respecto a la producción y la calidad de la misma.

El árbol de mandarina, ofrece cierta alternancia con respecto a su fruto, es decir que por ciertas ocasiones podemos encontrar que ofrecen frutos de tamaño pequeño, los cuales llegan a ser bastante abundantes, posteriormente vienen cosechas de frutos de tamaño grande, sin embargo estos no tienen la calidad suficiente como los de tamaño pequeño.

Con respecto a la variedad de mandarinas, se pueden encontrar con o sin semillas, pero cuando estos no tienen semillas entonces suelen ser frutos que tienen un tamaño mucho más pequeños. Se sabe que la mandarina en muchas ocasiones no tiene semillas y esto se debe a que los cítricos tienen esta propiedad muy interesante, pues el fruto tiene la opción de desarrollarse sin polinización.

Vale mucho la pena conocer toda esta información acerca de la mandarina y el árbol de mandarino.