Los Olivos

Los olivos producen unas de las mas apetecidas frutas en el mundo, las aceitunas, estas se usan para la preparación de uno de los aceites mas finos y puros debido a su baja acides, característica que lo hace muy apreciado y saludable; las aceitunas también pueden ser consumidas directamente, estos frutos son estacionales aunque requieren de un tratamiento y preparación previa que buscan bajar el amargo del fruto para poder ser consumidos.

Los arboles de olivo se adaptan bastante bien en las regiones mediterráneas y cercanas al mar egeo por sus condiciones de salinidad, temperatura y humedad, sin embargo, no son elusivos de estas zonas ya que también se dan bastante bien en otras regiones.

Aceitunas verdes

Lo primero que debes saber sobre los arboles de olivo es son de dos tipos: los de aceitunas verdes y los de aceitunas negras, contrario a la creencia popular de que existe un solo tipo de árbol y que los frutos cambian de color dependiendo de su grado de madures.

Primero hablemos de los arboles de oliva verde, estos darán sus frutos a final del verano o principio del otoño, si se cosecha en esta temporada, las olivas verdes se pueden preparar para ser consumidas directamente, aunque si no se cosechan, las olivas se pueden dejar hasta un año mas antes de ser recolectadas, se tornaran negras y serán muy buen fruto para la fabricación de aceite de olivas aunque no son adecuadas para el consumo directo.

Como segundo punto tenemos la cosecha de los arboles de olivo negro, estos, al igual que los olivosa verdes, darán sus frutos al final del verano o principio del otoño, sin embargo, la cosecha se debe recoger de inmediato independientemente de si se quieren usar para prepararlas y consumirlas directamente o si se van a destinar a la preparación de aceite de oliva.

Los olivos de los dos tipos llegan a la madures dos años después de ser sembrados, generalmente miden alrededor de un metro y medio o dos metros y empiezan a dar los primeros frutos en verano; los arboles jóvenes dan frutos de mejor calidad por su sabor y tamaño generalmente se destinan al consumo, cuando los arboles envejecen después de 10 a 15 años, los frutos se reducen en tamaño y se destinan a la producción de aceite.

Los arboles de olivo no se dan a partir de las semillas de las aceitunas, requieren de especiales cuidados al inicio por lo que se pueden adquirir en un almacén especializado donde han crecido en in- vitro o se pueden plantar a raíz o por medio de una rama que debe ser cortada diagonalmente de un árbol maduro no mayor de 10 años. Se recomienda sembrar los nuevos arbustos en otoño en debido a la humedad de la tierra y al clima.

La poda de los olivos se debe hacer posterior a la cosecha al inicio del invierno, este es un proceso fundamental para garantizar una producción abundante al final del siguiente verano, de lo contrario, los nutrientes se dispersaran en las ramas y hojas dando pobres frutos.