Los esquejes, caracteristicas y como hacerlos

Los esquejes son un método de reproducción en el que lo que se busca es que un tallo leñoso pueda desarrollar raíces con el objetivo de ser plantado durante la primavera – verano. Para conseguirlo es necesario contar tanto con las herramientas como con los materiales adecuados, así como seguir el procedimiento correcto.

Características de los esquejes

esquejes

Este método de reproducción es particularmente útil para las plantas que producen una cantidad limitada de semillas y también para plantas que no son fáciles de cultivar utilizando semillas. Ahora bien, todas las plantas que se obtienen a partir de los esquejes, conservan todas las características de la planta origen. No solo eso, con este metido también es posible obtener una gran cantidad de plantas a partir de un solo ejemplar, el cual por cierto de preferencia tiene que ser de buen tamaño para no desfigurarlo.

¿Qué se necesita para hacer esquejes?

Para hacer esquejes y que funcionen como uno desea, primero es necesario contar con las herramientas adecuadas, incluyendo tijeras by pass, guantes y pulverizador. En cuanto a los materiales lo que se requiere es lo siguiente:

  • Enraizante
  • Mejorador
  • Arena de lama Armorny
  • Plástico
  • Jardinera

Procedimiento para hacer esquejes

Una vez que se tienen las herramientas y los materiales adecuados, lo primero que se debe hacer es utilizar una planta madre, ya que de ella iremos obteniendo los trozos de ramas que en poco tiempo deberán dar sus propias raíces. Cuando se trate de especies leñosas, es posible que se demore entre 3 a 4 meses en echar raíces, además de que esto se debe hacer en otoño – invierno.

En el caso de las especies semileñosas, estas tardan aproximadamente 1 mes en echar raíces, en tanto que el procedimiento se puede realizar a mediados de primavera, a mediados de verano y también se puede hacer a principios de otoño. En otras palabras, en temporadas cuando no haga ni frío ni calor en exceso.

Pasos para hacer esquejes

esqueje

Seleccionar una rama

Para poder realizar un esqueje con especies leñosas, es fundamental seleccionar una rama que previamente ya haya dado flor durante el verano. Esta debe tener entre 6 a 10 mm de grosor y además un largo de entre 20 a 25 cm.

Cortar la rama

Una vez hecha la selección se debe proceder a cortar la rama. Para ello la base del esqueje se corta en forma horizontal, mientras que la punta va en diagonal, justo por encima del brote. Es important5e que se eliminen las hojas, así como los brotes para evitar la transpiración, ya que esto podría secar el esqueje.

La razón por la que se recomienda el uso de las tijeras by pass es porque tienen un rango mucho más cómodo para usar con una sola mano, además de que son muy livianas y tienen un seguro que las mantiene cerradas.

Aplicar enraizante

Lo que sigue a continuación es aplicar el enraizante, el cual es un producto hormonal que ha sido creado con la intención de estimular el crecimiento radicular de todo tipo de esquejes, así como estacas, duras, semiduras o blandas. Importante mencionar que el enraizante ya viene con un fungicida que tiene como objetivo, el9iminar el riesgo de pudrición.

El procedimiento que se sigue es simple, solo se debe impregnar la base del esqueje con el enraizante para ayudar a su desarrollo radicular. No hay que olvidar que los esquejes requieren de ser plantados en un sustrato de arena y turba. De esta manera se evita el frío del invierno, además de que es necesario enterrarlos a una profundidad de entre 10 a 15 cm y esperar de entre 3 a 4 meses para que aparezcan las raíces.

Riego y cuidados

los esquejes

Estos dos aspectos son fundamentales para conseguir que los esquejes se den como uno desea. Debemos tener en cuenta que la turba es un mejorador de suelo 100% natural, que tiene la cualidad de retener el agua, además de mejorar la estructura del suelo. Se recomienda particularmente para su uso en macetas y para la propagación de plantas, flores y bulbos. Además, contiene un alto porcentaje de materia orgánica, de tal manera que contribuye a mejorar el desarrollo de las raíces, al mismo tiempo que favorece la aireación del suelo.

Hay que asegurarse de mantener la humedad del sustrato pulverizando el riego, además de hacer todo lo posible por mantener una temperatura ideal de 18° y en caso de que haga mucho frío, cubrir usando un plástico. También es fundamental que se recibe mucho sol, aunque no de forma directa ya que esto podría secar el estrato.

Dependiendo de la planta, así como de las condiciones que tenga el esqueja, eventualmente comenzaremos a ver que comienza a desarrollarse y a brotar nuevas hojas y yemas. Cuando esto suceda, podremos trasplantar la planta a una zona donde le de una mayor cantidad de sol.