Injerto de yema, caracteristicas y cómo se realiza

Un injerto frutal consiste en la unión de dos pares distintos de plantas con el objetivo de que forma una única planta nueva. Esto se hace por muchas razones, incluyendo el darle la vigorizar una variedad debido, obtener una producción precoz, de mejor calidad y una mayor cantidad, así como adaptar una nueva variedad al clima y suelo del lugar, acelerar la obtención del material trasplante, entre otras. En este caso en particular les queremos hablar acerca del injerto de yema, también conocido como injerto de escudete.

Características del injerto de yema

injerto-de-yema

Se trata de un tipo de injerto que se lleva a cabo en los meses de abril, mayo y junio, a ojo velando, teniendo en cuenta que la yema brote el mismo año y en julio, agosto y septiembre a ojo durmiente, es decir, que el escudete agarre, pero que la yema no brota hasta la siguiente primavera. El injerto de yema esta considerado como el injerto tradicional de los cítricos y los rosales, aunque también se e utiliza con mucho éxito en el mango, durazno, almendro, aceitunas y algarrobo.

Cómo se realiza el injerto de yema

Para llevar a cabo el injerto de yema, en primer lugar se debe cortar con el cuchillo de injertar, la corteza del patrón en una área lisa y sin yema. Se debe hacer un corte horizontal y otro vertical que vaya desde el corte horizontal hacia abajo unos pocos centímetros, asegurándose de formar una “T”. Después de esto es necesario usar el cuchillo de injertar, despegar la corteza de ambos lados cómo si estuviésemos abriendo una ventana.

De esta manera se deja al descubierto el cambium, el cual se aprecia blanco y jugoso. A continuación se debe tomar la rama de la variedad a injertar y luego con el cuchillo de injertar, cortar la corteza en forma de escudete, asegurándose que en la parte ancha superior, quede una yema buena con el pecíolo de una hoja, la cual se deberá cortar para reducir la transpiración del escudete.

injerto

Después de esto y haciendo palanca cuidadosamente con el cuchillo de injertar, es necesario despegar el escudete, asegurándose de evitar tocar con el cuchillo la parte interna de la tema. El escudete entonces debe quedar con una forma típica de un escudo medieval, sin embargo, al manipular el escudete, es necesario que evitemos tocar con los dedos, la parte interna y jugosa, que como ya hemos dicho, es el cambium. Esta es la parte viva que crece y que se une al cambium patrón y para evitar tocarlo, es necesario tomar el escudete por el pecíolo.

Cabe mencionar que las yemas a insertar se seleccionan de aquellas ramas que son más vigorosas a las que se cortan las hojas, dejando únicamente una parte del pecíolo para que ayude a manejar la yema. También hay que recordar que al pegarse el injerto, se debe quitar parte del tallo del patrón. Al doblar el tallo se contribuye a la unión, aunque más tarde se corta el tallo del patrón y de forma continua se deben eliminar los chupones.