Árboles frutales de raíz pivotante

Los árboles frutales pueden presentar diferentes tipos de raíces, cada una con finalidades diferentes. Recordemos que la raíz de un árbol es la parte que absorbe los nutrientes del suelo, necesarios para su crecimiento, así como también otorga soporte y agarre del árbol al sustrato.

Raiz pivotante

Las raíces pivotantes, también llamadas axonomorfas o fusiformes, son aquellas que poseen un crecimiento vertical desde la base de la planta hasta el interior de la tierra, se pueden observar principalmente en las pantas dicotiledóneas.

Es importante conocer el tipo de raíz del árbol frutal que deseamos plantar, ya que esto nos dará la información necesaria sobre su crecimiento y cuidados.

Raíces pivotantes y sus características.

Las raíces pivotantes poseen ramificaciones que salen a partir del eje principal, son muy resistentes y generalmente se encuentran formando conjuntos uniformes entre ellas.

Los árboles frutales que presentan este tipo de raíces suelen tener grandes alturas y oponen resistencia a ser arrancados del sustrato y soportan fuertes vientos.
Estos comienzan su crecimiento con una raíz pivotante, pero pueden ir cambiando durante el transcurso de  su desarrollo.

Las raíces pivotantes no poseen casi ramificaciones y son uniformes en su crecimiento. Algunos ejemplos de árboles frutales que contienen este tipo de raíces son: limonero, naranjo, aguacate, mango, tamarindo, entre otros.

Clasificación de las raíces pivotantes.

Las raíces pivotantes pueden ser clasificadas de acuerdo a como estás almacenan y absorben sus nutrientes.

Raíces cónicas. Estas raíces se caracterizan por presentar un engrosamiento en la parte superior, para posteriormente ir adelgazándose en la parte inferior.

Raíces tuberosas.  Son raíces gruesas subterráneas que logran almacenar grandes cantidades de nutrientes.

Raíces napiformes. Se caracterizan por presentar un engrosamiento central y un adelgazamiento en los extremos,  adoptando algunas veces una forma redondeada.

Raíces moniliformes. Pueden presentar formas abultadas en algunos lados y formar filamentos en otros.

Árboles frutales con raíz pivotante

Algunos árboles frutales presentan raíces pivotantes, por lo que poseen ciertas características en cuanto a la absorción de nutrientes y crecimiento.

Árbol de mango

El árbol de mango posee unas raíces pivotantes bastante profundas. Pueden alcanzar hasta 6 metros de manera vertical y tener una extensión lateral considerable a medida que va creciendo. Esto también dependerá de la profundidad del suelo, si no es la apropiada sus ramificaciones se extenderán lateralmente a medida que crece.

A medida que el árbol de mango alcanza su etapa adulta, desarrolla un sistema donde sus raíces se anclan de manera superficial, que puede llegar a alcanzar 2 metros de radio. Los cuidados que se le puedan dar como el riego y el abonado, así como las condiciones climáticas también pueden condicionar la extensión lateral de las raíces.

Se recomienda plantar los árboles de mango en suelos bastante profundos y bien drenados, así como también a una distancia de al menos 7 metros de separación de las casas y edificios para que las ramificaciones de la raíz principal no afecten las estructuras aledañas.

Árbol de limón o limonero.

Este tipo de árbol frutal es muy aromático, atractivo y funcional. Tener un limonero en los hogares  puede traer muchos beneficios, siempre y cuando se tomen las recomendaciones necesarias para plantarlo.

El limonero posee una raíz pivotante que ancla al árbol fuertemente en el sustrato. Este tipo de árbol mientras avanzan en su madurez la raíz va penetrando profundamente, sin embargo poseen un sistema de ramificaciones laterales fibrosas.

Se recomienda plantar al limonero lejos de tuberías subterráneas ya que pueden penetrar y dañar el sistema. Sus raíces secundarias pueden extenderse lateralmente dañando también las estructuras de las casa. Estos árboles deben ser ubicados a una distancia prudencial de las estructuras o edificaciones.

Árbol de aguacate

aguacateEl árbol de aguacate posee un sistema de raíces de tipo pivotante, con raíces secundarias superficiales que absorben los nutrientes necesarios para su crecimiento. Este tipo de árbol debe ser plantado en suelos profundos y bien drenados, son de crecimiento rápido.

Se aconseja plantar el árbol de aguacate con separaciones de 10 metros como mínimo, el árbol comenzará su etapa de crecimiento con una raíz pivotante profunda, a la que le saldrá una red de raíces secundarias. Las raíces secundarias se expandirán lateralmente para anclarse en el suelo, aunque no suelen extenderse mucho.

Árbol de naranjo

El árbol de naranjo es conocido por tener  raíces muy grandes de tipo pivotante.  Deben ser plantados en suelos bastante profundos y bien drenados. Las dimensiones de sus raíces van a depender del  suelo  y la profundidad con que sean plantados.

Se recomienda plantar este tipo de árbol a una distancia prudencial de 4 metros, la poda de formación también ayudará a evitar el desarrollo extensivo de sus raíces.

Árbol de tamarindo

La raíces del árbol del tamarindo son bastante robustas, dura e invasivas. Poseen una raíz pivotante bastante larga con ramificaciones extensas bajo condiciones favorables de profundidad, clima, drenaje y tipo de suelo.

Las raíces profundas de este árbol hacen que posea un buen anclaje en el sustrato, soportando fuertes vientos fácilmente. El árbol de tamarindo debe ser sembrado en un lugar espacioso que beneficie su crecimiento, a una distancia mínima de 5 metros de las casas, para que no dañe las estructuras aledañas.