Cuidados y características de los árboles frutales

Cuidar los arboles frutales

Los árboles frutales se han convertido en los árboles más deseados durante las últimas décadas gracias al fruto que da como resultado para su consumo. Por eso, aprender los cuidados de los árboles frutales resulta esencial para recolectar un fruto de calidad y en cantidad abundante.

El fruto cosechado de un árbol frutal puede ser una fruta carnosa como la manzana que da el manzano, pero también puede ser un fruto seco, como las nueces que nos da el nogal.

Pues bien, el cultivo, tratamiento y desarrollo de árboles frutales está  enmarcado dentro de la actividad de la horticultura pero ya son muchos aficionados y familias urbanas los que se deciden a plantar árboles frutales en sus jardines. Es importante mencionar que el cuidado de los árboles frutales no es una tarea fácil puesto que en el momento que se obtengan frutos tendremos que lidiar con plagas de insectos y microorganismos de diferentes tipos, con el clima y con algunos otros inconvenientes.

Además, es necesario tener ciertos conocimientos sobre las técnicas que han de aplicarse al cultivo de árboles frutales. Una de las más importantes es la poda que se debe realizar desde el primer año para que nuestro árbol frutal adquiera la forma más adecuada para después dar frutos grandes y de calidad.

Árboles frutales: cuidados

En general, los cuidados necesarios de un árbol frutal son los siguientes:

  • Fertilización: tanto en el momento de la plantación como después durante el mantenimiento, el árbol frutal necesita abono con altos nutrientes y con la tierra normal del campo no es necesario.
  • Poda: ya lo hemos mencionado. Es absolutamente necesario conseguir una estructura abierta del ramaje del árbol frutal para conseguir recolectar el fruto 100% ideal.
  • Reproducción: cuando un árbol frutal sale rentable y de buena calidad suele multiplicarse por alguna técnica de reproducción como puede ser por semillas o esquejes, incluso por injerto.
  • Protección: deben eliminarse todos los microorganismos que puedan afectar a nuestro árbol frutal y prevenir su aparición con diferentes productos que pueden encontrarse en cualquier tienda especializada.

En general, los cuidados de los árboles frutales no son una tarea fácil pero lo cierto es que cualquiera que esté realmente interesado puede aprenderlos en un corto periodo de tiempo.

Junto con lo ya mencionado, los cuidados de árboles frutales también incluyen actividades de temporada como el caso del control de plagas, insectos y enfermedades. El problema más común cuando se trata de enfermedades en los árboles frutales es probablemente la hoja de melocotón rizo, una enfermedad fúngica que afecta tanto a los melocotones como a las nactarinas. Se puede aplicar spray para controlarla durante el periodo de latencia.

Por otro lado, las peras y las manzanas pueden ser propensas al fuego bacteriano, una enfermedad bacteriana que puede ocasionar daños muy graves, particularmente en el peral debido a que no hay tratamientos químicos curativos. Lo recomendable es vigilar continuamente los cultivos y detectar el foco de la infección de forma prematura.

Otro de los cuidados en los árboles frutales es el adelgazamiento de la fruta, que en este caso implica la eliminación de algunos de los frutos de tal manera que lo que quede alcance un tamaño razonable.

Cómo hay que cuidar a los árboles frutales

En cuanto a la forma en la que hay que cuidar a los árboles frutales, hay varias recomendaciones que se deben seguir. Por ejemplo, siempre se recomienda que los árboles frutales se siembre en un suele que este bien drenado y que consiga una buena cantidad de sol para que de frutos sanos.

Además y debido a que los primeros cinco años de crecimiento de los árboles determinan su forma, es importante que se corte la planta cuando esta sea trasplantada. Lo ideal es cortar la parte superior del árbol hasta una altura de 24 pulgadas de tal manera que el árbol resulte sencillo de cosechar.

Con esto se consigue que las ramas del árbol más basas se desarrollen como arbusto, e incluso, si se quiere un árbol algo más alto y con las ramas inferiores igualmente más altas, lo mejor es cortar la parte superior a una altura aproximada de 36 pulgadas.

Mantenimiento árboles frutales

Por lo que respecta al mantenimiento de los árboles frutales, hay varios aspectos importantes que debemos considerar para que las frutas se logren. Lo primero es el riego y en este sentido lo recomendable para árboles recién plantados es regarlos cuando haya 2 pulgadas de superficie en el suelo secas. Conforme los árboles se desarrollan, los sistemas de raíces son más amplios, por lo tanto se pueden regar con menos frecuencia.

Además del riego, es fundamental la fertilización, sin embargo y aunque los que cultivan comercialmente fertilizan con regularidad, las personas que cultivan en el hogar, se dan cuenta que sus árboles requieren de una alimentación única mínima. En todo caso, lo ideal es basar el tiempo de fertilización en función del crecimiento del árbol.

Tampoco hay que olvidar el control de plagas y las enfermedades ya que todas ellas pueden afectar a los árboles frutales. En este caso se recomienda utilizar un spray de aceite en estado latente durante el invierno ya que con ello se evitan muchos problemas de plaga. Este aceite lo que hace es sofocar las plagas, así como a los huevos invernantes.