Cuando se podan los arboles frutales

Poda

La poda de árboles frutales es una técnica basada en la rectificación de la forma de la planta a través del corte de ramas con el objetivo de acelerar y mejorar su fructificación.

La poda no es un simple corte de ramas a modo estético sino que es mucho más que eso dado que a través de esta técnica se puede conseguir modificar las corrientes de la savia de las propias ramas.

La savia bruta favorece el desarrollo de la parte superior del árbol durante los periodos de vegetación mientras que la savia elaborada (repleta de azúcar) se concentra en las ramas con orientación inferior. Pues bien, una vez aclarado esto, diremos que en los árboles de pepitas realizaremos una poda en seco durante los periodos de descanso vegetativo, es decir, en pleno invierno. Sin embargo, en los árboles de huesos realizaremos la poda durante el verano, en pleno proceso vegetativo.

En el siguiente vídeo de casi 5 minutos explica como realizar la poda de un árbol frutal correctamente y nos cuenta algunos consejos a tener en cuenta.

Como podar un árbol frutal

poda correcta

La idea básica que se debe tener clara antes de comenzar a realizar la poda de un árbol frutal es la de que se debe buscar el equilibrio en las ramas pero sin dejar de lado el conjunto del árbol. Por ejemplo, un árbol repleto de frutas deberá podarse más severamente que un árbol vigoroso para relanzar la vegetación.

Este otro vídeo de poco más de 4 minutos explica como realizar la poda de arboles frutales así como las herramientas que debemos utilizar y algunos consejos como aplicar cicatrizante a los cortes para prevenir enfermedades.

Tijeras de poda

Existen diferentes tijeras que se pueden utilizar para la poda en función del objetivo que se quiera conseguir. Las tijeras de pértiga se utilizan para las ramas más altas, las tijeras de dos manos con palanca sirven para cortar ramas más gruesas y las tijeras de una mano son las más pequeñas y se utilizan para cortar ramas finas y accesibles en altura.

herramientas poda

La poda de formación

Este tipo de poda es realizada en el periodo que va desde el mes de diciembre hasta el mes de febrero pero se pueden realizar pequeñas modificaciones durante los meses del verano.

Es importante tener claro que se deben eliminar ramas para reducir el vigor del árbol y permitir el crecimiento de las nuevas ramas manteniendo las yemas de floración de las antiguas. Eso sí, siempre mantendremos el eje original del árbol frutal: el eje central en el caso del melocotonero, cerezo, manzano, ciruelo, higuera o nogal; el medio tallo o tallo entero en el caso del almendro, cerezo o algunos de los anteriores; la U doble o simple en el manzano y el pereal, etc.

Existen diferentes técnicas de poda de árboles frutales, dependiendo de la forma estética que se consiga con ellas. A continuación detallamos la que se conoce como formación de un vaso:

Formación de un vaso

Se trata de conseguir una forma acampanada y hueca entre las distintas ramas del árbol. Es la poda más recomendada para jardines pequeños pero lo cierto es que en ningún vivero verá un árbol podado con esta estética.

Durante el primer año podaremos el retoño a 30 cm de altura con el fin de que se produzca la ramificación. Posteriormente, una vez que aparezcan los brotes, los ataremos de manera oblicua y después a la horizontal para guiarlo.

En años sucesivos, los brazos resultantes deberán ser del mismo vigor y deberemos levantarlos para podar por encima del brote que les mira.

Por último este vídeo de 8 minutos me a parecido muy interesante, en el podemos aprender de la mano de dos expertos como realizar correctamente la poda de arboles frutales así como aprender que ramas si debemos cortar y que ramas no.

Si necesitas más información acerca de como podar arboles frutales te recomiendo este fantástico manual de poda suave para arboles frutales en el que explica con todo lujo de detalles la poda de frutales.