Árboles frutales resistentes a la salinidad

Árboles frutales resistentes a la salinidad

Por norma general, la inmensa mayoría de árboles frutales son poco resistentes a la salinidad y todos los expertos coinciden en afirmarlo. Sin embargo, si es cierto que existen ciertos árboles frutales resistentes a la salinidad gracias al desarrollo superficial de sus raíces que le permite aguantar mejor.

Una salinidad en el terreno que supere los 1,5 tendrá como consecuencia una disminución de la producción salvo que se trabaje el suelo con riegos que permitan lavar las sales.

Especies de árboles frutales resistentes a la salinidad

En cualquier caso, algunos de los árboles frutales más resistentes a este tipo de condición de algunos suelos son:

  • Higueras: estos árboles pueden crecer de forma espontánea en terrenos rocosos y sus raíces son muy famosas por ser capaces de mover y romper suelos. Se trata de unos árboles frutales muy resistentes a condiciones adversas y una de esas condiciones es la salinidad del suelo.
  • Melocotonero: este árbol fruta requiere condiciones climáticas determinadas: el frío invernal es uno de los requisitos para el cultivo de esta especie. Necesitan bastante agua para desarrollarse y también son bastante tolerantes a la salinidad de los suelos.
  • Ciruelo: es uno de los árboles frutales más fácil de cultivar dado que resiste bajas temperaturas. Además, se puede plantar en suelos calizos, con humedad o demasiado compactos. Resiste terrenos poco profundos mejor que otros frutales y tolera bastante bien los suelos con alta salinidad.
  • Cerezo: este árbol frutal requiere de frío para poder desarrollarse. Por norma general, requiere un suelo calizo, fresco y profundo pero lo cierto es que se adapta bien a todos los suelos, incluidos terrenos con salinidad elevada, siempre y cuando el agua fluya correctamente y no se produzcan retenciones o encharcamientos a su alrededor. Por eso, se puede considerar que el cerezo es uno de los árboles frutales más resistentes a la salinidad.

Como verás, estos cuatro árboles frutales marcan la excepción y se convierten en los árboles frutales resistentes a la salinidad que muchos horticultores buscan, plantan y cuidan cada día.